CIGCE Registro Nacional 589929 · Paseo de las Acacias, 1 · 40109 VALSAIN (Segovia) · cigce@cigce.org

CARRERO BLANCO NO ESCAPA EN EL REAL SITIO

December 17, 2018

La cuarta sesión del seminario, Magnicidios, tuvo como protagonista a Carrero Blanco, el cual durante la dictadura pasó a ocupar puestos de responsabilidad en el seno de la administración. Fue secretario de la presidencia y vicepresidente en 1973. Esta vez el turno fue para Antonio Elorza, Catedrático de la Universidad Complutense de Madrid y Ángel Herrerín, director del departamento de Historia Contemporánea de la UNED. A diferencia de las otras conferencias, ésta marcó los tiempos de la dictadura y expuso cómo fue posible la llegada de la democracia a España.

Señalar que al final de la Segunda Guerra Mundial, Franco intentó un “cambio cosmético” que le permitiera adaptarse a la nueva situación internacional. En julio de 1945, nombró un nuevo gobierno, en el que destacaba el Ministro de Asuntos Exteriores, Alberto Martín Artajo, miembro de la Asociación Nacional de Propagandista, presidente de la Junta Nacional de Acción Católica desde 1940, afiliado a FET-JONS durante la Guerra civil y colaborador de la Junta Técnica del estado. El nuevo ministro intentaría, por un lado, minimizar las anteriores relaciones del régimen con Alemania e Italia; y, por otro lado, contrarrestar el odio contra la dictadura mediante la exaltación del carácter católico y anticomunista del régimen, al tiempo, que rechazaba su definición de fascista. 

Junto a la presentación del nuevo gobierno, el régimen anunció importantes cambios: En primer lugar, el 17 de julio de 1945 se promulgaba el Fuero de los españoles, que contenía una larga declaración de derechos, pero sin ninguna garantía para su ejecución. En fin, el Fuero no significó ningún cambio respecto a los derechos civiles de los españoles. Como tampoco provocó ningún efecto positivo en el ámbito internacional.  

De todas formas, el régimen franquista continuó a lo largo de 1945 con su política de cambio de imagen. Como, por ejemplo, la promulgación de una nueva ley de referéndum nacional, que exponía que cuando determinadas leyes lo aconsejaran o el interés público lo demandara, el Jefe de Estado, para mejorar el servicio nacional, podría someterse a referéndum. Sin embargo, la consideración internacional de la dictadura franquista no mejoraba, por más que Carrero Blanco, secretario de la presidencia, declarase, en agosto del mismo año, que la posición de las tres grandes potencias había provocado entusiasmo en el sector rojo español. Aunque, por otra parte, reconocía que la situación no era tan desfavorable, ya que EE.UU. e Inglaterra no querían, de ninguna manera, un régimen comunista, aunque prefiriesen un régimen anticomunista diferente al actual. Carrero entendía que antes de cualquier cambio arriesgado, las potencias occidentales apostarían por la continuidad del régimen franquista. En definitiva, había que aguantar.Ya que tarde o temprano la alianza entre los países democráticos y comunistas de la Segunda Guerra Mundial se rompería. Ante este nuevo contexto internacional inminente, que sería denominado como Guerra Fría, el régimen de Franco pedía su plaza en el bloque anticomunista, o, si se prefiere, en el bloque occidental o capitalista.

Entre 1959 y 1969 en España hubo un “desarrollismo” económico y cambios sociales. El fracaso de la política autárquica hizo que se aceptara la liberalización y racionalización que demandaba las instituciones financieras internacionales para colaborar en la modernización de sistema productivo español. En esta etapa Carrero tuvo que lidiar con un aumento en la conflictividad social y la actividad de los movimientos obreros y estudiantiles. Fue en estos años cuando surgió el grupo armadoEuskadi Ta Askatasuna(ETA).  Durante los últimos años (1969-1975) hubo un miedo hacia las consecuencias de la tímida apertura, con un Franco ya muy mayor, lo que llevó a los dirigentes franquistas a paralizar cualquier reforma. Se designó a Juan Carlos de Borbón como heredero, buscando una continuidad al régimen con una monarquía no democrática. El Almirante Carrero Blanco fue la persona de confianza de Franco nombrada para llevar la transición. Sin embargo, fue asesinado por ETA en diciembre de 1973. El 20 de noviembre de 1975 moría Franco y Juan Carlos se convirtió en Rey.

Ambos conferenciantes hicieron hincapié en lo que significó este magnicidio. El atentado hacia Carrero Blanco haría posible la llegada de la democracia a España, ya que el vicepresidente podía tener pensado seguir con la dictadura franquista sin Franco. Por este motivo, ETA fue ensalzada por la sociedad. Sin embargo esta última no tardó en darse cuenta de la realidad, la banda armada no luchaba por la democracia en España. 

 

 

Please reload

Featured Posts

EL FRENTE POPULAR: antecedentes y evolución

October 5, 2016

1/2
Please reload

Recent Posts
Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags