CIGCE Registro Nacional 589929 · Paseo de las Acacias, 1 · 40109 VALSAIN (Segovia) · cigce@cigce.org

EN EL INFIERNO DE LOS GULAGS

October 20, 2019

 

La segunda sesión del seminario, Infiernos en la tierra, tuvo como protagonista

los Gulags soviéticos. La mesa coloquio estuvo formada por la profesora Luiza

Lordache, profesora de la UNED, y José María Faraldo, profesor en la Universidad

Complutense de Madrid. La conferencia tuvo cuatro puntos importantes: en primer

lugar, el contexto de la época; en segundo lugar, el significado de Gulag; en tercer lugar,

la comparación de los campos de concentración nazis y los Gulags; y, por último, los

españoles dentro de dichos campos soviéticos.

Con respecto a la primera cuestión, el contexto, como ya hemos comentado en

anteriores seminarios, hay que señalar como la existencia de la Unión Soviética marcó

de manera decisiva lo que ocurrió en el siglo XX en todo el planeta. La creación de la

URSS fue gracias a la revolución rusa acontecida en 1917, que tuvo dos partes bien

diferenciadas, la primera comenzó en febrero, y la segunda en octubre del mismo año.

La revolución de febrero fue una revolución democrática, similar a otras que habían

sucedido en Europa en el siglo anterior. Ésta instauró un gobierno de carácter

provisional que tuvo como presidente al príncipe Lvov. Gobierno que gozó de poco

tiempo, pues con la revolución de octubre, el 10 del mismo mes, Lenin impuso sus tesis

revolucionarias, que decidía llevar a cabo la insurrección para alcanzar el poder.

Finalmente, con la guerra civil y la posterior victoria de los bolcheviques se crearía la

Unión Soviética con Vladimir Lenin como primer líder soviético. Lenin impuso en la

URRS un sistema político de partido único dominado por el Partido Comunista (PCUS).

Se estructuraría como un estado federal de 15 repúblicas bajo un gobierno nacional y

una economía centralizada. Esta Unión Soviética fue la firme convicción de la

pervivencia de un sistema comunista que notó cambios notables con el paso del tiempo

y se desplegó conforme a patrones diferentes en unos y otros espacios geográficos del

país más extenso del planeta.

En cuanto a la segunda cuestión, los Gulags, ambos conferenciantes expusieron

como este campo surgió en la Rusia bolchevique, pues fue fruto de la revolución de

1917, expuesta más arriba. 1918 marcó la creación de los primeros campos de

concentración o de destino especial. Desde el inicio se instauró un terror en la

población. Hasta 1923 se piensa que se crearon cerca de 330 campos. Dentro del Gulag

iban los denominados “enemigos del pueblo”, término que podía abarcar un amplio

espectro, pues el mismo delator podía convertirse a la vez en víctima. Incluso, los altos

gerifaltes no estaban exentos de entrar en esta lista. Señalar que el Gulag es algo más

moderno, pues no sólo se aprisiona a la gente que se considera enemigo. Son lugares

 

para segregar la población que se piensa problemática para el régimen. Lo más

importante es que estos campos eran utilizados como llaves para cambiar la sociedad, es

decir, se busca una reeducación de la población para introducir un nuevo sistema. Los

anarquistas fueron los primeros en sufrir este castigo.

Los ponentes hablaron del desarrollo de los Gulags. A finales de la década de los

veinte se intenta modernizar económicamente el país mediante la industrialización. Por

lo que la extensión de estos campos era una forma de tener mano de obra barata. A

principios de los años treinta, y durante la década, comenzaron, bajo el mandato de

Stalin, lo que denominaron “purgas”, las cuales trataron de eliminar parte de los

miembros del partido; o deportación y eliminación de diferentes nacionalidades que

existían en la Unión Soviética. El profesor Faraldo, puso un ejemplo escalofriante de un

caso de purga. Este suceso correspondía a la orden 0047, en la que se exigía fusilar una

serie de cuotas en cada zona. En esta misma época muchos campesinos ricos, cerca de 2

millones, fueron detenidos y deportados a los Gulags.

En tercer lugar, Lodarche y Faraldo compararon brevemente los campos de

concentración Nazi y los campos soviéticos. La diferencia por antonomasia es que los

Gulags no tenían el objetivo de un asesinato en masa prefijado. Si se puede hablar de un

exterminio lento y paulatino a través de las condiciones del campo, la ubicación del

mismo, los trabajos que desarrollaban, las enfermedades…, pero no estaba fijado por el

estado. Otra gran diferencia serían las actividades lúdicas a la que podían acceder los

presos en los campos soviéticos como el teatro, tiendas, hospitales…, lo que fomentaba

la supervivencia. Por último, destacar que los Gulags fueron anteriores a los campos

Nazis.

En cuarto lugar, ambos profesores hablaron de los españoles que acabaron en los

Gulags. Aquí, señalaron como la URSS era un sitio soñado para muchos españoles, que

querían ayudar a una comunidad socialista, pensamiento que fue transformándose desde

su llegada. La Unión Soviética acogió cerca de 4.500 españoles, sobre todo niños de

guerra y presos políticos. La represión Stalinista llegó a afectar a 350 de estos

españoles, los cuales acabaron en los Gulags.

Por último, señalar que desde la muerte de Stanin en 1953 se cerraron un gran

número de campos. Sin embargo, los Gulags siguieron existiendo hasta la época de

Gorbachov. Hoy en día, Rusia, bajo el mandato de Vladimir Putin, siguen existiendo

campos de trabajo forzado, distintos a los Gulags expuestos, pero la filosofía sigue

siendo la misma.

Please reload

Featured Posts

EL FRENTE POPULAR: antecedentes y evolución

October 5, 2016

1/2
Please reload

Recent Posts
Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags